Relecturas


Próximo encuentro para leer Mil Mesetas...

Usted lo decide.



Fomentamos grupos gratuitos, abiertos, horizontales y autónomos. Para ver lo que ha sido de esta sociedad de fomento...

Desde 2006 impulsamos grupos autoorganizados y gratuitos para leer El Anti-Edipo. A partir de 2009, cada años nace un nuevo grupo para leer «desde cero». En 2012, el TLAE 2010 dominguero, que había terminado El Anti-Edipo (1972), abordó el segundo libro escrito por Deleuze y Guattari, Kafka. Por una literatura menor (1975), luego el seminario lacaniano sobre «La carta robada» y, entonces, Mil Mesetas (1980), segundo tomo de Capitalismo y esquizofrenia. En 2014, por impulso del TLAE 2012, que comenzó en aulas del ISP «Joaquín V. González», se lanza un nuevo grupo para leer Mil Mesetas «desde cero».

La dinámica de funcionamiento que proponemos es horizontal, o sea, sin dictado de clase. Si bien hay un plan pautado de antemano, el desarrollo concreto del trabajo lo determina en cada caso el grupo concreto que trabajaEn general, leemos línea por línea, en presencia, y comentamos tratando de tener presentes, por lo menos, cuatro niveles o planos de trabajo:

1. Socialización de saberes técnicos. Tratamos de reponer, según los intereses de cada quien, las corrientes de pensamiento, las producciones artísticas, los procesos históricos, las invenciones tecnológicas, etc., que pueblan el libro.

2. Atención al texto. El libro es muy propicio para la dispersión del trabajo con el propio libro. El grupo de lectura se propone leer Mil Mesetas y, en este sentido, tratamos de no perder de vista este propósito. Sin menoscabo de cualquier iniciativa adyacente que surgiere.

3. Asociaciones libres. Tratamos de habilitar una proliferación controlada de asociaciones libres con el texto. Cualquier cosa que se nos ocurra (desde una escena de película hasta una anécdota musicológica) será bienvenida.

4. Distancia referencial. Esta recomendación sirve para casi toda lectura: una cosa es lo que diga un texto y otra cosa es que eso funcione. De manera que el esfuerzo de comprensión conceptual no debería confundirse con las fascinación sacralizadora: somos amigos de Deleuze y de Guattari, pero más amigos somos del problema y sus conceptos.

Cada reunión tiene la duración que el grupo acuerde. Y en cada reunión se pauta el texto a trabajar en el encuentro siguiente. Si bien leemos en presencia, línea por línea, recomendamos asistir a los encuentros con el texto leído al menos un vez. Esto por tres razones:

1° razón: indelegar la lectura. El enfrentamiento solitario con un texto oscuro es un ejercicio que nadie más puede hacer por uno. El esfuerzo que hacemos en ese enfrentamiento altera nuestras facultades lectoras de un modo que sólo ocurre en soledad. Nunca se entiende todo y siempre se entiende algo.

2° razón: socializar la curiosidad. Lo interesante varía de percepción en percepción, de manera que la atención de cada quien (y de cada lectura de cada quien) se fija en puntos diversos. Así, cuando durante la lectura colectiva aparece una palabra extraña, una referencia mitológica o científica, etc., alguien pudo haber buscado en su casa de qué se trataba y socializar así ese conocimiento suscitado por la curiosidad.

3° razón: motorizar la dinámica. A menudo un grupo se detiene en las entrañas de un párrafo cuando, a la vuelta de página, algunos pliegues se despliegan. Tener tramos leídos para la lectura colectiva permite intervenciones del tipo «eso se desarrolla un poco más adelante», sin que el avance impida vueltas y revueltas sobre lo leído.

En cuanto al trabajo de lectura en general, proponemos que sea inmanente, problemático y transdisciplinario. Inmanente al texto en cuestión, en tanto que se intentará, al menos como esfuerzo constante y como tarea específica, captar el movimiento singular del libro (atender a la «Tabla de materias» será un ejercicio clave en este sentido). Problemático en relación a los contenidos abordados, en tanto que se orientará el esfuerzo de comprensión hacia la lógica de los conceptos creados y hacia el mapeo de los problemas concretos que esos conceptos trazan y responden. Y transdisciplinario en cuanto al modo de acercamiento a esos problemas, en tanto alentamos la participación de personas interesadas en las más diversas disciplinas y oficios, sean o no profesionales, estén o no vinculadas al ámbito universitario.


Para más información:
capitalismoyesquizofrenia@gmail.com